Avisar de contenido inadecuado

Filosofia barata y zapatos de goma

{
}

El diccionario de la Real Academia Española define la religión como un conjunto de dogmas, normas y prácticas relativas a una divinidad.
Un dogma es el conjunto de principios y fundamentos que se asientan por firmes y ciertos y como principios innegables.
Una norma es una regla que se debe seguir o a que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades, etc.

Entonces, para concluir esta definición debemos decir que la religión es un conjunto de principios y fundamentos que se aceptan por ciertos y como principios innegables, practicados con una regla que se debe seguir o a que se deben ajustar las conductas, tareas y actividades.

En la Biblia, en el Antiguo Testamento, la Ley otorgada por Dios a su pueblo tenía normas basadas en dogmas. Las leyes de los sacrificios, los ritos de Santificación, los ritos del holocausto, los ritos de purificación, legislación sobre los leprosos, legislación sobre las impurezas humanas, fiestas solemnes, etc.

Era necesario esto para que el pueblo de Israel pudiera vivir en comunión con un Dios que los quería integrar en una nación santa para cumplir la promesa que había hecho a Abraham. Es mas no se puede tener comunión con lo santo siendo impuro. Por tal motivo, este Dios Santo estableció normas para su pueblo escogido a fin de que tuvieran la santidad necesaria para poder entrar en comunión con Él.

Pero hay una gran diferencia entre la religión y la ley de Dios para Israel. La religión es el esfuerzo del hombre por vivir una vida espiritual alejado de Dios, por tal motivo los dogmas, ritos y leyes “espirituales” son pronunciadas por él hombre mismo.

La prueba de esto es que todos los dioses de las religiones de este mundo rinden culto a cosas relacionadas con el medioambiente en el que viven. El dios Sol de los Egipcios, la serpiente o dragón de los chinos, la adoración a los productos de la tierra como los chamanes, elefantes y vacas sagradas en la India, las estrellas y los astros de la civilización sumeria, el Dios pez (Dagón) de los Filisteos (hoy Palestina), etc.

En cambio, la ley dada al pueblo de Israel fue dada directamente por el único Dios verdadero” y no estaba inspirada en nada relacionado con su alrededor.

En tiempos de la ley mosaica, la santidad y la justicia estaba a disposición del que siguiera las normas y los preceptos entregados por Dios a Moisés en el monte Sinaí. En esa dispensación, la dispensación de la ley, la santidad era por obras, a pesar de que el primer justo de Israel fue justificado ante Dios por la fe:

“Porque, ¿Qué dice la Escritura? `Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia” (Ro 4:3)

Pero hay un hecho especifico que cambio el mundo… Jesucristo.

El vino a cumplir la ley de Dios dada a Moisés, como varón perfecto, como cordero sin defecto fue el sacrificio de Dios para la redención del pecado de la humanidad. Con su resurrección dejo establecido el único medio para ser salvo de la ira de un Dios Santo que requería santidad del hombre para tener comunión con él. La fe en el nombre de su “Hijo Ungénito”.

“Porqué de tal Manera AMO Dios al Mundo, Que ha Dado un su Hijo unigénito, Para Que TODO Aquel Que En El cree, No Se Pierda, mas del tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

En el Antiguo Testamento la santidad se lograba cumpliendo la ley, es decir, por obras. Después de Jesucristo, es por medio de la fe.


Y no solo eso, sino que Dios deja muy en claro que no hay ningún mediador entre Él y el hombre más que Jesucristo.


“Porqué hay Solo Un Dios, Y un Mediador solo entre Dios y los Hombres, Jesucristo hombre,” (1° Timoteo 2:5).

¿Es claro?, los pueblos de la antigüedad adoraban elementos según su cosmografía. La Ley de Dios es otra cosa. Es más, el inicio del odio del mundo al pueblo de Israel nace porque los hebreos no tenían creencias politeístas y no adoraban nada visible, en contraposición con los pueblos que los rodeaban.

Por todas esas cosas es que debemos tener cuidado si somos asiduos a arrodillarnos ante alguna imagen, estatua, de algún personaje “santo” de la Iglesia Católica, o de otra institución religiosa o credo, o practicar artes orientales como el “Yoga”o “Reiki” entre tantas, artes marciales y medios orientales para llegar a un estado espiritual que jamás se logra, Tao, Feng Shui, Cultos de la Nueva Era, practicar ritos de índole chamanista, o sentarse a escuchar oradores que nos hablan de conspiraciones del gobierno sobre Ovnis y/o que Jesucristo vendrá con la virgen maría en un Plato volador a salvarnos, planos y viajes astrales, vidas anteriores, etc., etc., etc.

Te voy a decir algo, ¿vos sabes que significa la palabra Evangelio?

La palabra Evangelio significa “Buenas Nuevas”, y la buena nueva es que Cristo resucitó venciendo a la muerte y al pecado y llevando a salvación a todo el que cree en su nombre.

Ahora, vos entras en una misa católica y lo único que vas a ver domingo tras domingo es la conmemoración de la muerte y crucifixión de Cristo. ¿Decime vos que clase de Buena Nueva es esa?, EL evangelio predica la resurrección de Cristo, que Cristo VIVE!!!!!!!!, no que lo matan domingo tras domingo en un ritual dominguero.

No nos damos cuenta que esas cosas nos llevan a perdición. No sirven, son doctrinas de hombres, consuelo a corto plazo y solo en algunas ocasiones, artes humanísticas, y hasta cierto punto hechicería disfrazada.

Si, digo bien: hechicería disfrazada.

Porque cuando uno pone la esperanza sobre alguna cuestión de su vida en una crucecita de no sé quien, o en una estampita de alguien, reliquia de no sé donde o como en mi caso particular (que antes de conocer a Cristo llevaba un amuleto con pelos de pubis de vaya Dios a saber quién), si las esperanzas que ponemos en esas cosas, por alguna cuestión “totalmente ajena al objeto en que la ponemos, o no” se llega a cumplir vamos a terminar creyendo de la misma forma que los brujos y hechiceros que se manejan con pócimas, amuletos y fetiches y dan crédito a esas cosas.
Es decir vamos a depositar la fe en un objeto creado y no al creador. La biblia nos habla de esto:

“ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas creadas (o cosas… agrego yo) antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”.(Romanos 1: 25)

Quizá estés pensando que tomé una posición bastante fundamentalista o fanática al respecto, pero si realmente vieras los vacíos espirituales que todas esas cosas conllevan te darías cuenta que terminas en un estado de dependencia de esas cosas mucho más doloroso que el estado que te llevo a esas prácticas.


Terminas dependiendo de la “mai” o del “pai” que te dijo todo lo que querías escuchar, o del parapsicólogo que te cobra cada vez que vas una suma mayor porque el trabajo de sanación que te ofreció cada vez es más complejo, y lo que es peor… TU ALMA SE PIERDE… SE MUERE…

Y te digo dependencia porque después tenés miedo de dejar todas esas cosas porque quizá algo mejoró en tu vida y se lo adjudicas a eso. Eso es escalvitud. Vivís preso de tus miedos.

“Y no temáis una matan Los Que el Cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed mas bien a aquel que puede del destruir el alma y el cuerpo en el infierno.”(Mateo 10:28).

Está bien… vos me dirás: ”... ¿Por qué tengo que creer que lo que me decís es verdad y lo que yo practico no?

Lo que Digo yo no es una opinión personal. Todo lo que se ha expuesto en este artículo está escrito en La Biblia.

Vos podrás cuestionar la verdad de la Biblia, o del Corán, o el Zoroastro, o de la Nueva Era, etc.; a fin de defender tu punto de vista, y me parece correcto, ¿por qué no? El tema está en que el sustento que tiene la Biblia no lo tiene ningún otro en toda la literatura existente a lo largo de la historia.

La Biblia es un libro de 66 libros, escritos por 40 personajes diferentes a l largo de 3500 años en diferentes lenguajes, bajo diferentes contextos históricos y en diferentes épocas y compilados forman todo parte de una misma historia.

La Biblia es el libro que más distribución ha tenido a lo largo de la historia, lo sigue Hamlet de Shakespeare con solo el 1% de la distribución de la Biblia. Antagónicamente fue el libro que mas persecución tuvo a lo largo de la historia, y nadie ni nada a logrado sacarlo de circulación ni hacerlo desaparecer.

Todo el relato Bíblico está sustentado en los descubrimientos arqueológicos a lo largo de la historia. Los evolucionistas todavía están buscando el eslabón perdido y los científicos se rompen la cabeza tratando de entender como se inicio el universo.

Todas las promesas de la Biblia se han cumplido hasta la actualidad. La última profecía que se cumplió fue la del profeta Isaías casi 700 años AC y se cumplió en 1948 cuando Israel fue estado de un día para el otro:

“Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le viniesen dolores, dio a luz hijo. ¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos. Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? dijo Jehová. Yo que hago engendrar, ¿impediré el nacimiento? dice tu Dios.”(Isaías 66:7-9)

Es el único libro que solo se puede leer y discernir espiritualmente y que cada vez que lo agarrás y lo lees, orando primero a Dios para que te de entendimiento, recibís una enseñanza para poner en práctica en tu vida a fin de vivir haciendo lo que a Dios le agrada.

Si no te alcanzan todas estas cosas para creer que la Biblia es la palabra de Dios escrita por personas inspiradas por su Santo Espíritu, o si esto te parece demasiado tirado de los pelos todo lo que se expone de ella, te pido por favor que me expliques en qué fundamento sustentas tu creencia, y si ese sustento es mas solido que el que se expuso en este artículo.

Te digo algo mas… las cosas que están pasando actualmente en el mundo, de las que muchos se asombran de que puedan pasar, la Biblia te muestra que sucedió siempre, y lo que vos estás viviendo en estos tiempos que te parecen avances de una sociedad hacia su maduración y que el entrono se hace cada vez mas inclusivo en todas las áreas que toca una sociedad global ya sucedió, y Dios emitió su juicio (Génesis 11:1-10).

Sodoma y Gomorra fue destruida por las practicas lascívicas de sus habitantes, el episodio de la torre de Babel es el primer intento del hombre sin Dios de establecer un Nuevo Orden Mundial y Dios emitió su juicio confundiendo su lengua a todos los hombres y desarmando esa conciencia común que estaban construyendo. Estos son dos ejemplos ilustrativos de que lo que está sucediendo hoy en día con los matrimonios igualitarios, la libertad de género y el libertinaje sexual, el intento actual de instaurar un nuevo orden mundial generando una conciencia común desde el dialogo interreligioso y el famoso “Ecumenismo”.

El problema es que la Biblia relata estos acontecimientos actuales mencionados en el párrafo anterior como acontecimientos de los últimos tiempos.

¿Cómo puede el hombre dudar que la vida eterna y el infierno sean destinos que dependen de Creer en Jesucristo cuando somos capaces de creer que después de esta vida nos reencarnaremos en otra vida y que tenemos vidas pasadas, y que nos iremos a un plano astral diferente por decir algo?

¿Cómo puede el hombre dudar de que Dios existe y que hablo a través de su palabra (La Biblia) cuando somos capaces de creer en la Pachamama, en Buda, en Tao, en “los maestros iluminados”, etc.?

Es mentira que “todos los caminos conducen a Dios”.

La Biblia relata que todos los pueblos que rodeaban a Israel debían ser destruidos y tenían orden de Dios de que los hebreos no debían mezclarse ni racialmente ni culturalmente con estos pueblos porque el nivel de pecado que llevaban en sus culturas había llegado a un punto de intolerancia total para Dios mismo.

SU Orden era que Israel debía destruirlos con su propia Intervención y dependencia.

Eran pueblos idolatras, con cultos satánicos. Ofrecían a fuego a cada primogénito y en los llamados “lugares altos” se hacían orgias en adoración a sus dioses.

Mira hasta qué punto el Dios de las Escrituras es intolerante con la interreligiosidad que hasta entregó a Israel a la dispersión y al cautiverio bajo los Caldeo-babilónicos y los Asirios por mezclarse con los pueblos que lo rodeaban.

No me digas que el Islam conduce a Dios, ¿Quién te pensas que son los “maestros iluminados del Movimiento de la Nueva Era?¿Te parece que a Dios le puede agradar que luego de haber entregado a su propio Hijo en sacrificio por todos nuestros pecados la máxima autoridad del Vaticano sea llamado el representante de Cristo en la Tierra? ¿Cristo necesita representantes?, ¿Dios necesita intercesores (santos, vírgenes, personajes beatificados) teniendo a Cristo como único mediador?

Todas estas doctrinas la Biblia la llama “doctrina de demonios”. La palabra Babel significa confuso, Babilonia significa “confusión”, este es el plan del diablo para la raza humana. El es enemigo de Dios y enemigo del hombre.


Ya sé, seguro que ahora vas a pensar que me pasé de la raya y que estoy rozando lo ilógico no? En tu mente estas pensando que me agarró un delirio místico (uuuh.. arrancó con el diablo ahora).


Decime la verdad. Si te pones un sábado a la noche, solo en tu casa mirando la película “el exorcista”, ¿no te vas a dormir con el corazón perturbado? Entonces, si te vas perturbado a tu cama, es porque algo de crédito le das a la existencia del diablo.

¿Como puede ser que le des crédito al diablo y no le des crédito al opuesto?


Pero tengo una mala noticia para vos.


Si hay algo que al diablo no le interesa es que le tengas temor. Su negocio principal es que la gente viva pensando que él no existe. De esta forma a través de su engaño él lleva a cabo su plan.

No en vano Dios en su palabra relata el destino que tendrá al final de los últimos tiempos. Basta con Leer el Apocalipsis.

La Biblia relata detalladamente que el sistema mundial en el que se vive después de la caída de Adan y Eva esta bajo su dominio.

“…en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”(2° Corintios 4:4)

La frase "dios de este mundo" (o "dios de este siglo") indica que Satanás es la mayor influencia sobre los ideales, opiniones, metas, esperanzas, y puntos de vista de la mayoría de las personas. Su influencia abarca también las filosofías del mundo, la educación, y el comercio. Los pensamientos, ideas, especulaciones, y falsas religiones del mundo están bajo su control y han surgido de sus mentiras y engaños.

Satanás también es llamado "el príncipe de la potestad del aire" en Efesios 2:2. Él es el "príncipe de este mundo" en Juan 12:31. Estos títulos y muchos más indican las capacidades de Satanás. Afirmar, por ejemplo, que Satanás es el "príncipe de la potestad del aire" es decir que de alguna manera él gobierna el mundo y la gente en ella.

Esto no quiere decir que él gobierna el mundo completamente; Dios es soberano todavía.

Pero sí, significa que Dios, en su infinita sabiduría, ha permitido que Satanás opere en este mundo dentro de los límites que Dios ha puesto para él. Cuando la Biblia dice que Satanás tiene poder sobre el mundo, debemos recordar que Dios le ha dado dominio solo sobre los incrédulos.

Los creyentes ya no están bajo el imperio de Satanás (Colosenses 1:13). Por otro lado, los incrédulos, están cautivos en “el lazo del diablo"(2 Timoteo 2:26), están “bajo el maligno"(1 Juan 5:19) y en esclavitud a Satanás (Efesios 2:2).

Por lo tanto, cuando la Biblia dice que Satanás es el "dios de este mundo", no está diciendo que él tiene la autoridad máxima. Da la idea de que Satanás gobierna el mundo incrédulo en forma específica.

En 2 Corintios 4:4, el incrédulo sigue la agenda de Satanás: "el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos".

El método engañoso de Satanás incluye promover filosofías falsas en el mundo - filosofías que ciegan el incrédulo a la verdad del Evangelio. Las filosofías de Satanás son las prisiones que encarcelan a la gente, y ellos necesitan ser liberados por Cristo.

Un ejemplo de tal filosofía falsa es la creencia de que el hombre puede ganar el favor de Dios por cierto acto o actos. En casi todas las religiones falsas, el merecer el favor de Dios o ganar la vida eterna es un tema predominante. Sin embargo, ganar la salvación por obras, es contrario a la revelación bíblica.

El hombre no puede trabajar para ganar el favor de Dios; la vida eterna es un regalo (véase Efesios 2:8-9). Y ese regalo está disponible a través de Jesucristo y solo Él (Juan 3:16; 14:6).

Te podes preguntar por qué la humanidad no sólo recibe el don gratuito de la salvación (Juan 1:12). La respuesta es que Satanás — el dios de este mundo — ha tentado a la humanidad a seguir su orgullo en su lugar. Satanás establece la agenda, el mundo incrédulo sigue, y la humanidad sigue siendo engañada. No es de sorprender que la Escritura llama a Satanás un mentiroso (Juan 8:44).

En fin… la realidad es que si Dios lo permite, puedas, después de leer esto,  al menos dudar un poco sobre los que crees, que perseguís y te animes a agarrar una Biblia y comenzar a leerla.

Lo único que tenes que hacer cada vez que la abras para leerla es arrodillarte en privado y pedirle a Dios que te dé el entendimiento necesario para comprender su mensaje.


Que el Dios que me rescato haga lo mismo y mas con vos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

{
}
{
}

Deja tu comentario Filosofia barata y zapatos de goma

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre