Avisar de contenido inadecuado

La verdadera razón del regreso del Mesías

{
}

Comencemos esta exposición con una apreciación más real de lo que significa la palabra arrepentimiento:

Arrepentimiento:

El significado real de esta palabra es el de “volverse a Dios”, sin énfasis en el pecado en sí, sino que reúne la noción de un cambio de rumbo.

Sigamos ahora con una pregunta fundamental para comprender las Escrituras:

¿De qué se trata la Biblia?

Se trata de un pacto matrimonial. Es un contrato de matrimonio entre Dios y su pueblo.
Si en realidad entendiéramos el matrimonio no deberíamos tener inconvenientes en entender el hilo de las Escrituras.
Dios trata permanentemente de acercar a su novia esperando que cumpla sus votos matrimoniales. Esos votos matrimoniales son sus pactos. En realidad es un solo pacto que fue adquiriendo mayor claridad a medida que Dios lo recordaba a su novia.
Pero así como Dios trata de mantener su matrimonio, el trabajo del enemigo es hacer alejar a la novia de su futuro esposo. Su trabajo es que mantengamos distancia con su pacto, alejarnos de esos votos matrimoniales. Que rompamos el pacto matrimonial.
Durante todo el transcurso de la Biblia, el hilo central es la pelea por la novia, el pueblo de Dios: “uno tratando de convencer a la novia que guarde sus votos (el pacto) para estar protegida y bendecida, y el enemigo tratando de que la novia e olvide del pacto para que sea maldecida”.

Desde el principio, Dios dio sus instrucciones (Torah) personales:

Génesis 2:16-17:
“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Dios le dijo al hombre que le proveería de todo lo que necesitara mientras obedeciera sus instrucciones. Y el diablo le dijo a la mujer:

Génesis 3:4:
“Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”

El diablo siempre usa los mismos dos trucos:

1) Siempre es tratar de hacernos creer que Dios en realidad no dijo lo que quería decir. Es confundirnos y engañarnos.

2) Luego de que hayamos caído en la trampa, convencernos, haciéndonos creer que su idea original era cambiar lo que dijo.

En resumen:
“Nos dice que Dios no quiso decir lo que dijo y que lo que quiso decir es lo que él (el enemigo) quiere que hagamos”
Y de esta forma a lo largo de toda la Biblia vemos a Dios acercando (por medio de los pactos) y al diablo alejando (haciendo violar los pactos).

Pactos más significantes:

1) Pacto Edénico: “Hagan lo que yo digo y yo proveeré de todo lo que necesitan” (Génesis 2:16-17)

2) Pacto Adámico: “Aquí están tus nuevas tareas, profecía de destruir la maldad que ahora entro a la tierra, y maldiciones por la desobediencia. (Génesis 3:14-19)

3) Pacto Noámico (Noé): “estructura gubernamental y varias instrucciones más. (Génesis 9:1-17)

4) Pacto Abrahámico: “promesas de una nueva tierra, un gran pueblo, bendiciones y maldiciones son repetidas. (Génesis 17:1-27). La gente puede entrar individualmente al pacto con el derramamiento personal de sangre (Circuncisión).

5) Pacto Mosáico: “ instrucciones y estatutos de vida escritos con maldiciones y bendiciones como en el pacto Edénico y los demás (Levítico)

6) Pacto Davídico: “su casa reinará para siempre si guardamos los mandamientos y estatutos dados a Moisés (2° Samuel 7:1-17)

El funcionamiento de los pactos no es la anulación del anterior por el posterior. Sino que funcionan como transparencias que a medida que se van superponiendo uno del otro sobre una fuente de luz se van revelando más cosas sobre la imagen reflejada. Van dando una visión mas clara de una situación final.
Todo lo dicho hasta aquí nos lleva a este nuevo pacto:

7) Jesús: “este es el pacto en que nos vamos a centrar”

El verdadero motivo del regreso del Mesías

¿Por qué el Mesías va a regresar?

Jeremías 31:31-33:
“He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.”

El podrá su Ley en nuestros corazones. Pero tenemos que entender que Él no eta hablando de todos, sino de Israel. Los juntará a todos los suyos y los redimirá.
Él quiere poner su Ley en nuestros corazones.

¿Qué significa poner su Ley en nuestros corazones?

Proverbios 3:1:
“Hijo mío, no te olvides de mí ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;”

Proverbios 7:3:
“Lígalos a tus dedos;
Escríbelos en la tabla de tu corazón.”

Vemos por estos pasajes que no es como se nos enseñó en nuestras congregaciones que en el Nuevo Testamento la Ley estaría escrita en nuestros corazones a través de la fe en Jesucristo. Esto viene de mucho tiempo más atrás, y demuestra que Dios tuvo intención original de esto, que Dios siempre quiso que los suyos tengan la Ley escrita en su corazón. Y no es solo desde el monte Sinaí, que la escribió en pierda, sino desde el principio, desde tiempos de Génesis, con adán y Eva en el Edén.
La Ley fue escrita en piedra en el monte Sinaí porque luego de pacto tras pacto el hombre siempre la olvidó. Cada Pacto que Dios hacía con el hombre no solo daba más luz al anterior, a su intención original, sino que lo hacía porque al hombre se le olvidaba vez tras vez. Veamos más escrituras que avalan esta intención original de Dios:

Isaías 51:7:
“Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes.”

Salmos 37:31:
“La ley de su Dios está en su corazón; Por tanto, sus pies no resbalarán.”


Salmos 40:8:
“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.”


Salmos 119:34:
“Dame entendimiento, y guardaré tu ley, Y la cumpliré de todo corazón.”


Con todo tu corazón:

Deuteronomio 6:5:
“Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.”

Esto, como vemos, no lo inventó Jesús. Él estaba citando a su Padre.
EN nuestras congregaciones siempre se nos enseñó que en Cristo la Ley está cumplida y que ahora todo se resume en este mandamiento que Jesús cita en Mateo 22:37, y lo cita en una pregunta perniciosa de los fariseos. Y agrega el “Segundo Gran Mandamiento”, famoso en la cristiandad actual:

Mateo 22:39:
“Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Que también lo cita de su Padre:

Levítico 19:18:
“No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.”

Si nos ponemos a revisar los mandamientos de Dios, vemos que los primeros tres se refieren a Deuteronomio 6:5 y los demás se refieren a Levítico 19:18.
Pero la cristiandad actual trata de vivir estos dos mandamientos según su percepción personal de lo que significan sin entender que cumplir con todos los mandamientos y estatutos es cumplir con estos dos. Y de aquí, como de otros puntos, salen doctrinas y doctrinas que terminan alejándonos cada vez más de lo que Dos quiere que hagamos.
Continuando:

1) Estos mandamientos fueron escritos en piedra (Verdad).

2) Dios estaba dispuesto a que fueran escritos en sus corazones también, pero cuando Dios empezó a hablar en el monte Sinaí el pueblo tuvo temor y pidió que Moisés fuera el intermediario entre ellos y el pueblo.

3) Tras la muerte de Jesús y su resurrección desciende el Espíritu Santo y vamos a querer, por medio de la fe, tener el deseo de cumplirlos a través de la motivación del amor a quien nos salvó.

Ahora, siguiendo el hilo de Jeremías 31

Jeremías 31:34:
“Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”

¿Está sucediendo esto ya?, No! no sucedió todavía!

Y no está sucediendo todavía porque al día de hoy seguimos predicando la palabra en todos lados del planeta. Esto habla del milenio!
Todavía predicamos la venida de Jesús como Rey y tratamos de llevar gente a los pies de Cristo. Y esta escritura habla claramente de que en ese tiempo no serán necesarios maestros ni predicadores.

Sigamos:

Efesios 1:13-14:
“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.”

Aquí, el apóstol Pablo lo explica claramente. En Cristo, por medio de la fe en su nombre, hemos sido comprometidos. Los que creímos recibimos el “compromiso nupcial”, pero “las bodas del Cordero”, la ceremonia matrimonial no ha sido consumada aún. Esto se consumará cuando venga en su segunda venida por su novia. Y es aquí cuando sea consumado el “Nuevo Pacto”.
Vemos ahora que distinto fuimos enseñados en nuestras congregaciones sobre esto, ya que se nos enseñó que las bodas del cordero serán celebradas una vez “arrebatados” durante el período de los últimos siete años y que la iglesia no pasará por la Tribulación, sino que es un trato específico de Dios para con su pueblo Israel acompañado del juicio a las naciones que no creyeron en su nombre. Cuando en realidad vemos claramente que Pablo, en Efesios 1:13-14 armoniza correctamente con Jeremías 31:34, en cuanto a que en Efesios 1:13-14 fuimos comprometidos para el evento de Jeremías 31:34.

Volviendo a Jeremías:

Jeremías 31:34:
“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.”

Esta ley de la que habla Jeremías es la Torah (Strong 0851)

Entonces, ¿cuál es el verdadero enfoque del Nuevo Pacto y la verdadera razón del regreso del Mesías? ¡Redimir a su pueblo y enseñarnos la Torah!
Si esto es verdad ¿por qué no está profetizado en el Antiguo testamento que su Ley es la razón por la cual el Mesías va a regresar?, veamos:

Salmos 111:5:
“Ha dado alimento a los que le temen; Para siempre se acordará de su pacto.” SU PACTO ES PARA SIEMPRE

Salmos 111:9:
“Redención ha enviado a su pueblo; Para siempre ha ordenado su pacto; Santo y temible es su nombre.” SU PACTO ES PARA SIEMPRE

Salmos 132:11-14:
“En verdad juró Jehová a David, Y no se retractará de ello: De tu descendencia pondré sobre tu trono. Si tus hijos guardaren mi pacto, Y mi testimonio que yo les enseñaré,
Sus hijos también se sentarán sobre tu trono para siempre. Porque Jehová ha elegido a Sion; La quiso por habitación para sí. Este es para siempre el lugar de mi reposo; Aquí habitaré, porque la he querido.” SU PACTO ES PARA SIEMPRE

No hay en ningún lugar de las escrituras en donde diga o sugiera al menos que el pacto de Dios con su pueblo no es para siempre o caduca por algún motivo.

El regreso del Mesías:

Malaquías 3:1-2:
“He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.”

Esta es la promesa. Toda rodilla se doblará ante Él. Cristo es el mensajero del pacto.

Malaquías 3: 13-14
“Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?”

El profeta dice claramente que hemos ofendido a Dios porque pensamos que no hay provecho alguno en guardar su pacto. La mayoría de la iglesia evangélica piensa que estamos en la dispensación de la gracia y no estamos bajo la Ley, pero es un error, veamos:

Malaquías 4:1-3
“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

El contexto de este párrafo es la gran tribulación y el día del Señor, y he aquí la advertencia:

Malaquías 4:4
“Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.”
En resumen a todo esto, Dios está diciendo lo siguiente:

“Mi ley es para siempre (Sal 111:5,9 – Sal 132:11-14). Que Cristo vino por primera vez a anunciar su nuevo pacto (Mal 3:1-2). Que nosotros no vamos a ver provecho, ni nos ha parecido provechosos observar la Ley (Mal 3:13-14), y ms vale que comencemos a observar su Ley porque cuando venga a destruir todo, seremos también destruidos con los que lo negarán si no hacemos caso a su pacto (Mal 4:1-4).”

Armagedón:

Isaías 24:1-5
“He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores. Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra. Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.”

Estas palabras de Dios, son las que ocurrirán para los que no guardan el pacto sempiterno.

¿No es acaso ésta la conexión de la Ley con la Segunda Venida?

Si la Torah eta abolida, no puede ser que estemos profanando la tierra, sin embargo lo estamos haciendo, a menos que entendamos que lo que nos dice Dios en el párrafo anterior sea mentira.
Entonces Jesús viene a juzgar a quienes:

• Han roto su Torah (Ley)
• Han cambiado sus leyes
• Las han hecho inválidas
• Han declarado guerra con el Todo poderoso

Isaías le está hablando a aquellos de aquél tiempo, y como vimos hasta éste momento, el juicio de Dios viene por quebrantar su Torah, su Ley.

¿Sucede lo mismo ahora?

Mateo 5:17-19
“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”

Vemos que sucede lo mismo ahora y que el parámetro por el cual seremos juzgados es la Ley. Siendo pequeño o grande en el Reino de los Cielos respetando o no, enseñando o no su Torah.
Algunos pueden decir: “No me importa vivir en una caja de cartón en el cielo, siempre es preferible al infierno”. En primer lugar ese pensamiento o ese sentimiento es algo que Dios sabe y que nos identifica como quienes no lo amamos ni a Él ni a su Palabra, porque decidimos creer para no ir al infierno. Esos son los hacedores de maldad, los que Cristo les dijo, “no os conozco”.
Y la realidad es que teniendo la oportunidad de estar cercano a m Señor en esos tiempos y desperdiciarlo sería una lástima, aún si el creer para no terminar en el lago de fuego y azufre me hiciera salvo.

Día del Juicio / Shabbat

Isaías 56:1-2
“Así dijo Jehová: Guardad derecho, y haced justicia; porque cercana está mi salvación para venir, y mi justicia para manifestarse. Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que lo abraza; que guarda el día de reposo[a] para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal.”

No solo que la ley de Dios esta tan vigente como siempre y para todos los tiempos, sino que lo es también para “todos” los que se aferren a Dios no violando su pacto. Estos últimos serán los hijos e hijas de Dios.
Este versículo tira por la borda la idea de que la Ley se dio solo para el pueblo judío. Quienes siguen sosteniendo esto son los dispensacionalistas que dividen los períodos para justificar su distancia de Israel profiriendo que la ley no es para nosotros, que estamos en tiempos de gracia y que es el tiempo de la Iglesia, cuando en realidad “hay gracia desde tiempos del Edén hasta los últimos días”.
Todos los que creímos tenemos que guardar el Shabbat y los Mandamientos porque seremos juzgados como “grandes y pequeños” según estos parámetros. Seremos juzgados por el tipo de relación que tengamos con sus pactos.

¿Qué es pecado?

Isaías 59:19-20
“Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehová.”

Iniquidad es “pecado”, y pecado es “trasgresión a la Ley”

1° Juan 3:4
“Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.”

Volviendo a Isaías 59:19-20 vemos que Israel rompió la ley, sus votos matrimoniales.
Vemos siempre, hasta aquí, que el Día del Señor y La ley están íntimamente ligadas y que una cosa está vinculada con la otra, que una cosa es consecuencia de la otra, siempre es así, siempre la misma secuencia.

Palabras en mi boca:

Isaías 59:21:
“Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre.”

Josué 1:8
“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

Dios había mandado a su pueblo a leer la ley, a meditar en ella y a guardarla. El pueblo dejó de lado todo esto y Jehová promete restaurar todas estas cosas en el final de los tiempos, en la Segunda Venida de si Hijo.
Otra vez vemos que el motivo del regreso del mesías es la Ley, restaurar en su pueblo la Torah. Esta ley, la Torah, no es para marcarlas en casillas. Esto es lo que los fariseos hicieron, cumplir la ley por la ley misma, y encima adulterarla con imposiciones y agregados de tradiciones a ella casi imposibles de cumplir por el hombre común. Dios nos pide que guardemos sus mandamientos por amor a Él, y no por amor a los mandamientos en sí.

En el Milenio:

Ezequiel 36:27-28
“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.”

Ezequiel relata que Dios recogerá a los dispersos, los traerá a sí. Luego acercará a los de Judá (el pueblo judío). Los tomará, los pondrá en su tierra, y reinará en ella, y “pondrá su Ley en sus corazones”. EL QUIERE QUE LO AMEMOS!

Ezequiel 37:21-22
“y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.”

Esto aclara lo anteriormente mencionado. De las dos casa hizo una y reinará sobre ella.
REGOCIGEMONOS AHORA!!!

Ezequiel 37:23:
“Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.”

En el Milenio dejaremos de romper su corazón, dejaremos de romper su Ley.

El regreso del Mesías:

Ezequiel 11:17-20
“Di, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel. Y volverán allá, y quitarán de ella todas sus idolatrías y todas sus abominaciones. Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.”

Nuevamente El recogerá a su pueblo. Pero si guardamos sus mandamientos y ordenanzas hasta que el venga estaremos con El en su regreso.
Por tal motivo debemos saber que la Tribulación no es para los malvados, sino que es más del aviso de Dios para que su pueblo vuelva a Él., Dios va incrementando la angustia con todos los sucesos narrados en el libro del Apocalipsis para que n nos quede poción de acercarnos a Él. Y en los últimos 1260 días de este período de la tribulación recibiremos la protección divina de Dos, pero no lo serán hasta ése momento los que no se vuelvan a Dios y su Ley.

En los últimos días:

• Habrá pruebas, tribulaciones y plagas (maldiciones por romper la ley) para traernos al punto en que clamemos su nombre.
• El responde llamándonos de nuestros caminos (Egipto) y hacia el desierto (los 1260 días de Apocalipsis 12:6) dónde él nos puede enseñar sus caminos.
• Nos sometemos a sus caminos y luego podremos entrar a su tierra.
• Esto es un proceso de purificación de Dios, deberíamos gozarnos en las tribulaciones.

Ahora vayamos al versículo más famoso de la Biblia.

Daniel 9:27
“Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.”

EL contexto de Daniel 9 es la rotura del pacto, y la respuesta del ángel Gabriel es en contexto de la súplica de Daniel pidiendo a Dios se cumpla la profecía de los 70 años de cautiverio del profeta Jeremías, ya que ese tiempo estaba llegando a su fin.
Veremos que en este versículo el que confirmará el pacto con muchos no está referido al anticristo, sino a Cristo.
Entonces, si el contexto de Daniel 9 es la rotura del pacto y el pacto es la Torah, ¿entonces?:

La palabra “confirmar” en el contexto de este versículo es el término “GABAR” (Strong 01396) que significa: fortalecer, prevalecer, hacer fuerte.

En Zacarías 10:12 dice:” Y yo los fortaleceré en Jehová, y caminarán y caminarán en mi nombre, dice Jehová”.

Zacarías utiliza el mismo término que Daniel 9:27 (Strong h01396).

Todo el capítulo 9 habla de Israel, que rompió su pacto, por ende, será el Mesías el que lo fortalecerá en Daniel 9:27, y no que el anticristo firmará un tratado de paz con todos las naciones e Israel.
El ministerio de Cristo fue fortalecer la Torah, y al morir el sistema sacrificial quedó eliminado.

Nos falta la mitad de la última semana:

Daniel 11:28:30
“Y volverá a su tierra con gran riqueza, y su corazón será contra el pacto santo; hará su voluntad, y volverá a su tierra. Al tiempo señalado volverá al sur; mas no será la postrera venida como la primera.Porque vendrán contra él naves de Quitim, y él se contristará, y volverá, y se enojará contra el pacto santo, y hará según su voluntad; volverá, pues, y se entenderá con los que abandonen el santo pacto.”

Vemos que esta profecía tiene doble cumplimiento, el histórico, en tiempos de Antíoco Epífanes y el profético en tiempos finales.
Esta profecía trata del pacto santo, entonces, ¿por qué el anticristo va a estar en contra de algo abolido? Vemos que el anticristo favorecerá a aquellos que rompan la Torah.
Esto nos demuestra que la Torah, La Ley, sigue tan vigente como en tiempos de Moisés.

La segunda venida:

Isaías 51:6
“Alzad a los cielos vuestros ojos, y mirad abajo a la tierra; porque los cielos serán deshechos como humo, y la tierra se envejecerá como ropa de vestir, y de la misma manera perecerán sus moradores; pero mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá.”

¿Qué es la justicia?

Los justos son los que tienen la Ley en sus corazones. Ser justo es guardar la Ley de Dios:

Deuteronomio 4:8
“Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?”

Deuteronomio 6:5
“Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como él nos ha mandado.”

Salmos 119:62
“A medianoche me levanto para alabarte, Por tus justos juicios.”

Salmos 119:172
“Hablará mi lengua tus dichos, porque todos tus mandamientos son justicia.”

Isaías 48:18
“!!Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.”

Justicia en griego:

DIKAIKOS (Strong #1342): “observar leyes divinas”

En nuestro pensamiento grecorromano penamos así:
“Jesús cumplió la Ley y yo no la tengo que cumplir porque él se hizo justicia por mí”, y esto jamás fue así, sigamos:

Mateo 5:6
“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.”

Lucas 5:32
“No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.”

Miqueas 4:1-2
“Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.”

Estos versículos mencionados son la clave. EN el Milenio, desde Sion, el Señor vendrá y dará su Ley.
Entonces, si nuestro pensamiento grecorromano o la enseñanza que recibimos en nuestras congregaciones nos dice que ya no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, queriendo suplantar la gracia por sobre la ley, ¿cómo entendemos la invariabilidad de Dios?
Porque según este pensamiento Dios dio la ley, luego la saca, luego la vuelve a dar, ¿esto es lógico?, si Dios no cambia.
Evidentemente la Biblia nos muestra otra cosa diferente a lo que recibimos como enseñanza en nuestras congregaciones. Porque estamos contradiciendo la inmutabilidad de Dios. Predicamos que Dios no cambia, pero en verdad creemos que sí. La ley jamás perdió vigencia!

Durante el Milenio:

Zacarías 14:16
“Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos.”

El arca de Pacto:

Apocalipsis 11:19
“Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo.”

Vemos que todas las naciones subirán de año en año a celebrar la fiesta de los tabernáculos y en Apocalipsis 11:19 vemos el arca del pacto que está en el Templo de Dios.
Ahora, ¿qué hay en el arca? En el arca esta la Torah, La Ley. ¿Qué está haciendo en el Milenio si no se practica más la ley?
Mas:

Apocalipsis 12:17
“Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.”

Vemos que en el versículo dice “los que guardan el mandamiento de Dios” y “tienen el testimonio de Jesucristo”, no dice “los que guardan los mandamientos de Dios” y “los que tienen el testimonio de Jesucristo”. Una cosa va de la manos de la otra. “Tenemos el testimonio de Jesucristo para ser justos observando su ley”

Mas escritura sobre esto:

Apocalipsis 14:12
“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”

Mateo 19:16-17
“Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Más si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.”

Juan 14:15
“Si me amáis, guardad mis mandamientos.”

Mateo 5:17
“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.”

Romanos 3:31
“¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.”

Romanos 3:19
“Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;”

Debemos entender de una vez por todas que “Todos” rompimos la let, entonces dios, por medio de Cristo trae el Evangelio para que volvamos a la Ley.

Énfasis en la Ley (Torah)

1° Juan 2:1
“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”

El contexto en que Juan escribe este versículo es en el contexto de “romper la ley” como definición de pecado.

Hebreos 8:6-8
“Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.
Porque reprendiéndolos dice:
He aquí vienen días, dice el Señor,
En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;”

Esta porción nos dice que Dios cambió el sacerdocio humano poniendo a su propio Hijo como único mediador, porque el sacerdocio humano presentó defectos, NO LA LEY, sino el sacerdocio humano.
Ahora el sacerdocio no es mas del orden de Leví, sino del orden de Melquisedec, sacerdocio Eterno:

Hebreos 7:11-16
“Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar. Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y esto es aún más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.”

La ley es perfecta:

Santiago 1:25
“Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”

2° Timoteo 3:16
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”

La ley es la única herramienta perfecta para poder vivir en libertad, para crecer, para enderezar caminos, para conocer el pecado en nuestra vida y volver a la senda.

Contra la ley de Dios:

Romanos 8:7-8
“Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.”

El significado de este párrafo es que, al no poder sujetarse la carne a la Ley de dios, el que vive en la carne no puede agradarle a Él, justamente por la incapacidad de sujetarse a la ley.
Pero la única forma de vivir en el espíritu es mediante la observancia de la ley, única forma de agradar al Dios. Solo mediante la observancia de la ley lograremos la renovación del espíritu de nuestra mente según Romanos 12.

Concluyendo este estudio:

¿Por qué va regresar el Mesías?

Para tomar a su novia y enseñarle como amarlo, y esto es, CUMPLIENDO LA LEY.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La verdadera razón del regreso del Mesías

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre